Saltar al contenido

Poesías para niños

Poesía para dedicar a niños

Las poesías tienen un gran impacto en todas las personas pero especialmente en los niños, pues tienen una forma diferente de ver las cosas y dejan lugar para su imaginación. Además, a través de algunas de las poesías para niños pueden aprender sobre las emociones y los sentimientos ya que es mucho más fácil para ellos hacerlo a través de poesías e historias entretenidas que plasman a la perfección algunos de los estados comentados anteriormente.

Poesías cortas para niños

Los ratones

Se unieron los ratones par huir del gato

Y luego de un gran tiempo de discusiones

Decidieron colocarle un cascabel al gato

Con el cual pudieran librarse de él.

Salto un ratón anciano y con canas,

De cola larga y hocico grande

Y levantando su enorme lomo

Indicó al consejo de ratones de una forma educada diciendo: ¿Cuál de los ratones sería el más valiente para ponerle el cascabel al gato?

Agua, ¿dónde vas?

¿A dónde vas agua?

Agua, con tu sonrisa vas a las orillas del mar y también vas por el río

En el río te busco para verte y descansar

Y tú diciéndome a donde irás María

¿Qué harás?

Pero yo no quiero decirte nada sólo descansar

¿Qué quieres del rio y del mar?

Mirar sus aguas como pájaro sin rumbo y reír y reír hasta llorar

Mejores poemas para niños

Mejores poemas para niños

Mariposa del aire

¡Qué linda eres!
Mariposa que en el aire estas
verde y amarilla
Farolito eres

Mariposa que vuelas

No te muevas de allí

Que no quiero que te vayas

Mariposa verde y amarilla

Farolito que alumbra mis mañanas

No te vayas de allí

Que quiero mirarte hasta el anochecer.

El lagarto está llorando

Lagarto porque lloras

Tu lagarta está llorando

La lagarta y el lagarto perdieron su anillo de esposos

¡Ay! su anillito plateado

¡Ay! su anillito plateado
Un inmenso cielo cubre su mente
encima de un globo vuelan los pájaros
Y ven brillar el sol, quien es el jefe redondo
llevando su gran prenda de raso
¡Observa que ancianos son!
¡Qué ancianos son los lagartos!
¡Pobres cómo lloran y lloran!
¡Ay, ay, lloran y lloran sin cesar!

Su anillo se ha perdido

Pegasos, lindos pegasos

Pegasos, bellos pegasos,
caballitos de madera.

Cuando era niño me alegraba verlos dar vueltas

En un corcel de colores,
al celebrar una fiesta.

Cuando el aire polvoriento
soltaba y soltaba chispas,
en donde la noche azul se encendía
al verse las estrellas.

¡La emoción de los niños que buscan y buscan monedas
para visitar al bello pegaso,
caballitos de madera!

 

Llega el invierno

Dónde está el invierno,

El que está vestido de blanco,
y se abriga porque tiene frio.
Se quiere ir a la montaña,
bañarse en el río,
jugar en la calle y el parque
sin que se llenen de frío.

Viene, viene la lluvia.

Quien se encuentra llorando,

Acompañada por el viento

Quien viene soplando.

¡Llega ya amigo sol!
Ven y calienta el camino,
despierta ya y no te quedes dormido.

De ola en ola

Yendo de ola en ola,
de tronco en tronco,
la brisa canta
todas las mañanas.

El sol y la luna

La cuna mecen

Se encuentre en la arena

O se encuentra en el puerto,
¡ay barquito mío!

No te vayas con el viento.

Mira que las gaviotas, vuelan sobre el puerto

Sus alas son blancas

Volando en el cielo

Y con sus alas blancas

Adornan el cielo

El dentista en la selva

En las mañanas

El dentista de la selva

Labora y labora sin descanso

Con un buen cliente.

Quien es el rey de la selva,

El Rey león el majestuoso,

Con sus dietes con caries

Y sin un diente.

En la tarde el

Doctor dentista le dice  a su enfermera:

Coloca en la choza un cartel

De que no entran más pacientes

Ya que vino el cocodrilo

Quien tiene más de cien dientes.

Poemas cortos para niños de amistad y amor

Poesias para niños de primaria

La poesía posee un valor incalculable en todos los sentidos, enseña una gran cantidad de cosas sobre la amistad, el amor o la vida y puede ayudar a inculcar valores en cada uno de nosotros, no solo en los niños. También te pueden interesar estos listados con la mejor selección de poemas:

 

Migas de risa

Esta es la historia de Luisa

Quien era cocinera

Cocinaba con alegría

Luisa

Todo el día entero

Con montañas de comidas

Luisa cocinaba

Y teniendo migas llenas de alegría

Pasteles hacía

Para doña tristeza

Tortas de fresa y sonrisas

Horneaba para el Seños Pepe

Cocina, cocina y cocina las ricas torta

¡Y poco!

Para terminar esta asombrosa historia

De Luisa,
la cocinera.

Canta y baila la niña alegre

Canta y baila la niña alegre
con un cielo estrellado.
Danzando, al ritmo del aire,
junto a la luna plateada.

¡Cómo canta y baila la niña!
¡Cómo la niña canta y baila!

Con ojos como dos lunas
y delgadas pestañas dibujadas.
Su corazón es muy dulce
revolotea como las mariposas.

Baila y canta la niña alegre
bajo el cielo estrellado
Cómo canta y baila la niña,
cómo la niña canta y baila.

Las Ovejas de Jazmín

Hace muchos años,

Las ovejas de Jazmín

Tuvo un susto cuando escuchó algo
escapando de su rebaño…

Sucedió debido a que
José el pastor
fue visitado por su nieto Juan

Quienes pastorearon toda la mañana

Y, a las dos del mediodía,
su abuelo José quiso descansar

En lo alto del camino,
José narró un secreto
a su nieto Juan,

Para que pudiera quedarse dormido

El contar ovejas hasta más no parar,

Principalmente salta una,

Luego otra,

Y así todas las demás.

Se sabe que la oveja de Jazmín

Un día al dormir

Un susto ha de tener

Ya que escuchó algo

Y corriendo salió…

El Ermitaño

Cierto hombre callado y serio

Con un cangrejo de colores,

Salió el ermitaño.

Buscando una concha vacía,
tres antenas y dos pinzas,
el cangrejo ermitaño caminando va.

Buscaba vida y paz,
caminando sin deriva,
el ermitaño humano va.

Cierto hombre callado y serio
Con un cangrejo de colores,

Salió el ermitaño…

El Payaso Simón

El payaso Simón
perdió su sonrisa
su rostro de colores

Triste se vió.

En las tardes
los padres
lo veían mucho,
los niños carcajeaban bastante,
y los perros
su rabo sacudían
con el payaso Simón.

Sin embargo Simón no entendía
por qué nadie actuaba en su función.

Simón muchas horas daba vueltas al coco
y tocándose la nariz un poco,
alguna solución buscaba.

Tocaba el violín
¡güin, güin, güin!
Luego, tocaba el tambor
¡porrón, porrón, porrón!
Pero nada de nada
le funcionaba
al pobre Simón.

Así fue todas las tardes,

Los niños y padres pasaban
viendo a un payaso de cartón.

En medio del puerto

En medio del puerto,

Con flores y velas

Se embarca un barco
de varios colores.

Viendo a una niña linda

Que se sienta en la popa:
su cara es de muñeca,
de chocolate, su boca.

No quisiera mirarla

Pero por más que la miro,
la miro y miro,
tal vez sus ojos
son azules o negros.

En medio del puerto,

Con flores y velas

Se va el barquito
de varios colores.

Poesías bonitas para leer con niños

En un fragmento de papel

En un fragmento de papel
con un bonito lápiz,
se dibuja una florecita,
llena de luceros

Y una escalera para subir al cielo.

Lindas estrellas brillantes.
Plateadas casi no habían.
Yo buscaba una escalera
para llegar a la Luna.

Para llegar a la Luna
y verle sus ojitos,
los luceros de las flores,
iluminaban los peldaños.

¿Será porque son brillantes
en un cielo azul índigo?
Estos no me sirven para llegar a ella

Los luceros y estrellas,
dibujadas con inmenso amor,
¡harán que llegue a la Luna
y así iluminarla de color!

El Verde sapo

Ese verde sapo
se va y se pierde;
por eso no lo besa
ninguna princesa.

Un beso
hará que sea un príncipe
muy guapo y arreglado;

El sapo se va

Porque no quiere reinado,
ni un trono dorado,
ni un enorme castillo,
ni un gran manto amarillo.

Tampoco quiere sirvientes
ni cinco mil súbditos.
Sólo desea mirar la luna
desde su laguna.

En la noche

Un hada lo encantó;
quedando así:
como un sapo y encantado.

Le gusta de todo:
disfruta su lodo
brincando, solo,
sin ningún protocolo.

No le importa nada

Si lo ven bonito o no
comer insecto es lo que más le gusta;
¡que nadie es perfecto!

¿Su majestuoso manto?
De él ni se acuerda.
¿Su cómoda sábana?
Prefiere una hoja.

¿Su casco y su escudo?
Prefiere estar desnudo.
¿Y su princesa Ana?
Prefiere a una rana.

Mirando la luna

La rana verde salta y se esconde.

La gallina y sus huevos de oro

Una vez un Gallina que colocaba
huevos de oro en el corral de su dueño todos los días.

Aunque tenía mala ganancia el contento,
con su huevo quiso ser rico y avaro
cuando descubrió su gran mina de oro,
queriendo conseguir en menos tiempo muchos más tesoros.

Quiso abrir la gallina

Quitándole así su vida

Perdiendo los huevos de oro y la mina.

La caja de fósforos

En la caja de fósforos
muchas cosas se pueden guardar
Un rayo de luna, se puede guardar

Cerrándola muy rápido si no se ha de escapar
Una moneda u un copo de nieve se pueden guardar

Igual un botón y muchas cosas más.
Un secreto les debo decir

En la caja de fósforos
se puede guarda

Una lagrima quien nadie puede ver

Estando está muy gastada y sin efecto alguno
Sin embargo lo sé pero tirarla da mucho dolor.
Este es un tesoro

El cual las personas mayores no pueden entender

Diciendo que no sirve.

Pues no importa, nada de esto porque ustedes y yo
seguiremos guardando
botones, pelusas, palitos, ,
tachuelas, virutas de lápiz,
tapitas, trapitos,
piolín, papeles, carreteles,

Hilachas, carozos, cascotes y bichos.

En la caja de fósforos
muchas cosas se pueden guardar.

La vaca estudiosa

Cierta vez una vaca
en la Montaña de la India
Se encontraba sola y vieja
hasta el punto que casi no escuchaba

Y aunque era casi una abuela

Quiso ir a estudiar a la escuela

Se colocó sus zapatos amarillos,
sus guantes de seda y un sus grandes lentes
Cuando llego todos hasta la maestra la vieron asustadas y esta dijo:

Señora vaca se encuentra equivocada.
Siendo que la vaca le respondió:
¿No para nada por qué cree que yo no puedo estudiar?
La vaca, con un vestido blanco,
se sentó en el primer pupitre

Y las vacas pequeñas lanzando tizas
se morían de la risa.
Todas las vacas tenían curiosidad
queriendo ver a la vaca estudiosa.
Muchas vacas llegaron

Y por el gran alboroto casi nadie estudiaba

La vaca, se colocó de pie en un rincón,
estudiaba sola la lección.
Pero cierto día todas las vacas
se convirtieron en burros.
Y en esa Montaña de la India la vaca vieja

Fue la única sabia.

Poesías para niños de primaria

Poesias cortas para niños

La hormiga y la cigarra

Entonando una canción la Cigarra disfrutó el verano entero,
esta no buscó provisiones para combatir el invierno;
cuando llegaron el frío la obligaron a no cantar más
y a quedarse abrigada en su estrecho aposento.

Cuando se vio que no tenía provisiones:
sin gusano, sin trigo, sin mosca, sin centeno.

En su aposento vivía una Hormiga que en el tabique en medio se encontraba,
dirigiéndose a ella con mucha educación le dijo: Señora Hormiga, ya que en su aposento tienen muchos alimentos me puede

Prestar algo para pasar el invierno

Siendo que esta triste Cigarra, quien vivió alegre todo el verano

No conoce de daño, y nunca ha sabido hacerlo.

No dudes en darme alimento; que yo fielmente prometo
pagarlo con extras y todo.

La ambiciosa Hormiga respondiéndole le dijo,
escondiendo en su espalda las llaves del granero:
« ¡Te puedo prestar lo que busqué con mucho esfuerzo!
Pero dime, tu holgazana,
¿Qué hicistes todo este tiempo?»

«La Cigarra, le dijo que ella cantaba alegremente sin tener tiempo para descansar.»

«¡Ah! ¿conque te la pasabas cantando en todo momento, y yo mientras buscaba provisiones?
Pues por mi esfuerzo ahora yo como, y tu puede seguir bailan con tu canto.».

Mi sombra

Porque mi sombra me sigue,

Porque mi sombra me quiere atrapar.

Porque mi sombra se pone pequeña

Y se quiere alargar.

Ella viene y se va

Se pone pequeña y se pone grande

Y cuando baja yo subo

Y cuando subo ella baja.

Sin ningún tipo de trabajo

Puede ser desde una nube hasta un gran dinosaurio

Puede ser gigante o pequeña

Y estar donde yo estoy

Mi sobra se expande

De noche y de día.

Donde quiera que me ponga

Es mi otra mitad

Mi sombra que asombra

Bajo una sombrilla o sombrero

Más Frases de la vida